viernes, 28 de septiembre de 2012

LA VIOLENCIA NO ES BUENA CONSEJERA

Nuevamente se hacen presentes los que pretenden imponer sus ideas mediante el uso del agravio, las amenazas o las presiones indebidas hacia personas que actúan en la vida pública, como es en este caso, la del Senador Orfilio Marcón, a quién le expreso mi solidaridad respecto a su persona y familia, por la intimidación de la que fue objeto en el día de ayer. Nobleza obliga, no coincido con el pensamiento político del legislador por el Dpto. Gral. Obligado, pero de ninguna manera, esta diferencia de concepción ideológica, logrará limitar mis expresiones de rechazo respecto al uso de la violencia como método de acción política, o de sectores que puedan sentir afectados sus intereses, o incluso sobre cuestiones personales. Para eso está el sistema de vida por el que hemos optado los argentinos, para disentir, opinar distinto, sin que por ello debamos sufrir consecuencias desagradables como las que nos ocupa. Nuestra fuerza política, la que conduce el Diputado Nacional Agustín Rossi, ha tenido que pasar -muchas veces- por circunstancias personales y grupales difíciles como éstas, por eso es que también entendemos, que sólo con más Democracia, se puede superar a los violentos.

                                                                                                                                           Dr. Enrique Marín
                                                                                                                                            Reconquista

lunes, 17 de septiembre de 2012

Cuando primaron las responsabilidades

SANTA FE › PANORAMA POLITICO. COMO QUEDARON EL OFICIALISMO Y LA OPOSICION TRAS LA REFORMA TRIBUTARIA

Cuando primaron las responsabilidades

La demora de una semana -en la que la Presidenta le recordó al Gobernador que no tiene "emisarios"- sirvió para ajustar detalles y reposicionar a diferentes sectores de cara al futuro político de la provincia y también a nivel nacional.

 Por Pablo Feldman

La aprobación de la reforma tributaria la semana que pasó le permitirá al gobierno provincial encarar los próximos meses sin la preocupación excluyente que representaba la falta de certeza entorno a la provisión de los fondos suficientes, no ya para obras públicas u otros destinos, sino para la cancelación de salarios y retribuciones. Esa módica pretensión fue cubierta después de una ajustada votación en el Senado, donde supuestamente el gobierno tiene un panorama más cómodo -aunque siempre en minoría- que en la Cámara de Diputados, donde el concurso de los legisladores alineados en el proyecto de CFK votaron el mensaje del ejecutivo que los "aliados" radicales del Frente para la Victoria se negaron a apoyar. La demora de una semana -en la que la Presidenta le recordó al Gobernador que no tiene "emisarios"- sirvió para ajustar detalles y reposicionar a diferentes sectores de cara al futuro político de la provincia y también a nivel nacional. El "kirchnerismo" en sus diferentes variantes provinciales prestó los votos para la sanción, y si bien los intendentes peronistas en su mayoría le imploraron a sus compañeros y a los senadores que votaran la reforma, el dato decisivo es el mensaje de CFK a quienes hacen y dicen una cosa cuando se trata de la política nacional y otra diferente en el ámbito donde tienen responsabilidad de legislar. Sin que fuera necesario poner nombres y apellidos aquel día, la votación en Diputados permite ver quién es quién y cómo se mueve. Los diputados Mario Lacava del obeidismo residual y Maria Eugenia Bielsa de la escudería familiar son los casos "testigo". Más aún, la exvicegobernadora llegó a decir que los cambios impositivos "no respetan la leyes".

Pero el kirchnerismo tiene su interna a nivel provincial, y se notó en el recinto, como así también en los movimientos de algunos referentes. La posición del sector que orienta Agustín Rossi siempre fue muy clara y la expuso el presidente de la Cámara, Luis Rubeo, quien ha demostrado un solvente manejo del cuerpo para contemporizar entre más de una docena de presidentes de bloques, de su propio partido, en reuniones que eran casi el pleno de la Cámara. Otros dirigentes -de cabotaje todavía- como Alejandro Ramos sobreactuaron sus posición opositora con argumentos de escaso volumen político y contradictoria filosofía de lo que dice defender desde su puesto en el gobierno nacional.

Ramos quiere encabezar la lista de diputados nacionales el año que viene, y Rossi debe renovar su mandato. Como en el boxeo, "kilo por kilo" Rossi es mucho más, no solo porque reporta a la Presidenta (como lo hizo saber CFK en la teleconferencia aludida) de manera directa y ella habla con él cuando se trata de Santa Fe, sino porque la cercanía de Ramos a Julio De Vido es inversamente proporcional a la del ministro de Infraestructura con la Presidenta de la Nación.

En el FAP, la situación no es menos compleja. Jorge Henn hizo lo que tenía que hacer. Le tocó desempatar y votó el proyecto del gobierno del que forma parte. Justo a pocas horas del segundo aniversario del voto "no positivo" del patético Julio Cobos y casi al mismo tiempo del vergonzoso cruce entre Fernando De la Rúa y "Chacho" Alvarez, quien espetó al abombado expresidente: "Su gobierno era corrupto", como si él no hubiera sido parte y nada menos que como número dos en la escala jerárquica. Por estos contrastes, nada más y nada menos, es destacable la posición de Henn.

En cuanto a los legisladores, Antonio Bonfatti tiene una reducida "tropa propia" y los radicales -que votaron en el Senado- hacen su propio juego más que el del gobierno.

Las elecciones del año que viene también impactan en la interna de la UCR, donde Mario Barletta enfrenta una situación un poco menos complicada que Hermes Binner, pero nada sencilla por cierto. El "vuelo nacional" --aun siendo de baja altura-- le da a Barletta algunas ventajas sobre otros aspirantes radicales pero a la vez lo obliga a definiciones no siempre consonantes con lo que hacen sus correligionarios en la provincia. De todos modos, el peso político de Barletta es equiparable al de Rossi, cada uno en su interna y sin embargo, ninguno de los dos tiene la certeza de ser finalmente candidatos. En ese sentido, el más cómodo es Hermes Binner. Nadie duda de que será el primero en la nómina de diputados del FAP y con lógico merecimiento. Lo que sí, en los últimos días, especialmente cuando sostuvo que "la manifestación del jueves era otra vez el 'que se vayan todos'" mas de uno se ha preguntado si el exgobernador no esta perdiendo el sentido político, y si su afán de liderar la oposición no le ha hecho perder la brújula. Días antes había habilitado el acercamiento con Mauricio Macri, y a las pocas horas debió explicar que no quiso decir lo que dicen que dijo. Tal vez haya sido así, puede haber habido una mala interpretación o algún verbo equivocado, pero desde que perdió las elecciones, Binner sufre el mismo dolor "de ya no ser" que experimentaba el expiloto de formula uno cuando dejaba la Gobernación en manos de su "delfín" Jorge Obeid. La diferencia es que Carlos Reutemann se "exilió" en el Senado y Binner se fue a su casa.

Es por eso que Bonfatti debe remar en el barro, entre los aliados radicales y su mentor. No necesitaría partidos opositores. Paradójicamente, para sancionar la ley más importante desde que llegó a la Casa Gris, fue decisivo el concurso del kirchnerismo, no de los diputados que responden al cómico Miguel Del Sel, ni el insuficiente número de legisladores del FAP. Una inusual muestra de madurez política de aquellos que tienen responsabilidad de gobierno, frente a aquellos que les preocupan más un par de puntos en las encuestas que garantizar el mínimo funcionamiento del Estado.


http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/10-35592-2012-09-16.html

Después de las cacerolas

El análisis de la movilización contra el Gobierno. La consigna del miedo. La "distorsión" de la idea de libertad. La espontaneidad y la organización. La necesidad de "no desdeñar" lo ocurrido.

Por Agustín Rossi *

Violenta y organizada

Pasadas algunas horas de la protesta del jueves por la noche, considero oportuno hacer algunas reflexiones que contribuyan al análisis de la situación. Se dijeron muchas cosas por estos días. Entre ellas, los medios hegemónicos se encargaron de resaltar el carácter "espontáneo", "pacífico" y "sin banderas partidarias". Valdría la pena analizar cada una de estas cuestiones.

La protesta tuvo una alta dosis de organización. Desde comienzos de septiembre se venía convocando a la protesta por las redes sociales y por los medios opositores, con la adhesión expresa de dirigentes de partidos de derecha. En el camino a Plaza de Mayo hubo camionetas con equipos de audio que acompañaron la marcha. Hubo cientos de carteles idénticos con la misma consigna. Durante toda la tarde, las radios y los canales opositores no hicieron otra cosa que alimentar la convocatoria. Había cámaras instaladas y periodistas apostados en cada una de las ciudades donde se preveía una buena concurrencia. Los sectores conservadores utilizaron todos los resortes disponibles para garantizar el resultado. Como suelo decir a menudo, parafraseando a Evita, la derecha nunca duerme.

Fue una protesta sin disturbios, pero fue una manifestación cargada de violencia. Para corroborarlo, basta con mirar los videos subidos a las redes sociales, escuchar los testimonios de sus protagonistas y leer las consignas que aparecían en los carteles de la convocatoria. No parece muy republicano y respetuoso de las instituciones pedir que se vaya un gobierno reelegido hace meses o desearle a través de cantos y pancartas la muerte a la Presidenta de la Nación. Muchos se refugiaron, incluso, en el remanido recurso de agredir a Cristina por el sólo hecho de ser mujer. Tampoco faltaron las descalificaciones a los argentinos que cobran la Asignación Universal por Hijo. Los discursos escuchados fueron profundamente violentos.

A su vez, fue una protesta con un fuerte contenido político-ideológico, aunque la mayoría de los manifestantes (y los medios) se encargaron de negarlo. La mayoría de los que fueron al cacerolazo tenían una clara posición tomada en contra de nuestro gobierno. No había ciudadanos indefinidos: estuvieron en la manifestación los que están en contra de las políticas de nuestra Presidenta, aunque no portasen banderas partidarias.

En este marco, la protesta del jueves a la noche fue la clara confirmación de que en la Argentina –en contra del discurso dominante en los medios de comunicación hegemónicos– todas las libertades están plenamente vigentes. En nuestro país existe la más absoluta libertad de prensa. Esto lo podemos corroborar cotidianamente en los diarios, las radios y los canales de televisión. Del Gobierno –y muy especialmente de la Presidenta de la Nación– se puede decir lo que se quiera, desde los análisis más sesudos hasta las bajezas más extraordinarias, como la reciente tapa de la revista Noticias. Hay que recordar que fue la mismísima Cristina Fernández de Kirchner la que impulsó cambios en la tipificación del delito de calumnias e injurias.

Además, los argentinos pueden movilizarse y protestar por los motivos que crean oportuno. Hay plena libertad para expresar y peticionar lo que se considere necesario. Cuando Néstor Kirchner empezó a sacar a la Argentina "del infierno", había un promedio de cuatro cortes de rutas por día. Durante la 125, la Mesa de Enlace organizó casi 3000 piquetes en menos de cinco meses. Los trabajadores organizados pueden plantear con libertad sus pretensiones, más allá del encuadre ideológico de la organización gremial que lo impulse. Como vemos, en la Argentina hay un pleno derecho de los argentinos a expresarse cuando quieran, cómo quieran y por lo que quieran, y el jueves quedó demostrado nuevamente.

Los medios de comunicación hegemónicos, de alto protagonismo en la convocatoria del jueves pasado, fueron los encargados de describir e interpretar los hechos construyendo un relato destinado a menoscabar a nuestro Gobierno y descalificar a la Presidenta.

Los que votamos a Cristina, el jueves no estuvimos en el cacerolazo ni nos sentimos representados por el relato hegemónico de los hechos acontecidos. Sí nos representa, en cambio, cada una de las medidas tomadas por la Presidenta en estos diez meses de su segundo mandato. Avanzamos con el nuevo Estatuto del Peón Rural, con la ley que limita la extranjerización de tierras, la modificación de la Carta Orgánica del Banco Central y la nacionalización de YPF. A pesar de la crisis mundial, garantizamos la continuidad de las negociaciones paritarias, la vigencia de la movilidad de los haberes jubilatorios y el aumento de la AUH y las asignaciones familiares. Implementamos políticas anticíclicas para que podamos sostener la actividad económica y el empleo. Protegimos a la industria nacional, apoyamos crediticiamente a proyectos de inversión y seguimos impulsando la obra pública local. A esto sumemos Pro.Cre.Ar para construir 100.000 nuevas viviendas en el próximo año. Seguimos ampliando derechos a través del nuevo Código Civil que estamos debatiendo y la ampliación del voto a los 16 años. Llevamos a todos los foros internacionales la causa Malvinas y seguimos trabajando por la integración latinoamericana.

Como vemos, Cristina obtuvo el 54 por ciento de los votos en octubre de 2011 a partir de un programa de gobierno que estamos ejecutando a pesar de las turbulencias que nos impone la economía mundial. Lo ha dicho muchas veces: "Soy la Presidenta de los 40 millones de argentinos". Por eso, nuestro Gobierno piensa siempre en el bienestar general, con un especial compromiso con los sectores más vulnerables de la sociedad. Seguiremos caminando en este sentido: más crecimiento, más inclusión, más igualdad, más justicia social, posibilidades de progreso para todos, movilidad social ascendente, distribución de la riqueza. Nada nos va a apartar de este rumbo.

* Presidente del bloque de Diputados del FpV.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-203520-2012-09-16.html

jueves, 13 de septiembre de 2012

Rossi, el referente

 

SANTA FE › CORRIENTE NACIONAL DE LA MILITANCIA

En un plenario realizado en la ciudad de San Lorenzo, en el que confluyeron una importante cantidad de dirigentes políticos de ese departamento, quedó formalizado el lanzamiento de La Corriente Nacional de la Militancia, donde se nuclean organizaciones políticas y sociales que apoyan a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Participaron del acto el presidente del Bloque de Diputados Nacionales del FpV, Agustín Rossi, el titular de la Cámara de Diputados de la provincia, Luis Rubeo, el secretario general del Movimiento Evita José Luis Berra, la diputada nacional Claudia Giaccone y el legislador provincial Leandro Busatto, entre otros.

El dirigente departamental Daniel Sorrequieta abrió el acto:

"Así como hace casi doscientos años en este mismo sitio un puñado de valientes patriotas defendieron en el Combate de San Lorenzo la independencia, hoy somos millones de argentinos los que defendemos y apoyamos a un gobierno nacional que lleva adelante las mismas banderas de soberanía política, áindependencia económica y justicia social".

El cierre del plenario estuvo a cargo de Rossi, principal referente de La Corriente en Santa Fe, expresó: "Tenemos que seguir trabajando, movilizando y organizándonos para seguir avanzando en la construcción de un país diferente al que pretende imponer el poder corporativo que desde el día posterior del triunfo de Cristina en octubre, con el 54 por ciento de los votos, no deja de generar escenarios de desgaste y condicionamientos de la tarea de la Presidenta".

El legislador nacional también se refirió a la principal demanda social de la región: "Fuimos los primeros en plantear, allá por 2007, a la inseguridad como una problemática de la región y expresábamos la necesidad de desarrollar una fuerte política desde el Estado Provincial". Y agregó: "Es mentira que es un problema que se ha generalizado, hay muchas provincias que han actuado a tiempo y tienen índices de inseguridad ampliamente menores que los de Santa Fe".

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/10-35529-2012-09-12.html

viernes, 7 de septiembre de 2012

"Que no haya confusiones"

 

SANTA FE › CFK SE PRONUNCIO SOBRE LA REFORMA TRIBUTARIA EN SANTA FE

La Presidenta desmintió su intromisión en el tratamiento del proyecto impositivo que el PJ postergó ayer en la Legislatura. "No tengo emisarios", advirtió CFK. Le pidió a Bonfatti "un esfuercito federalista" para asignar más recursos a municipios.

Bonfatti junto al diutado Rossi y el secretario de Transporte, Ramos.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 


 Por Luis Bastús

Amable reproche para el gobernador Antonio Bonfatti y mensaje para la interna del justicialismo santafesino. Con esos condimentos, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezó desde Casa Rosada el acto de habilitación del intercambiador de tránsito de la avenida Circunvalación -que ahora pasa a llamarse autopista urbana- y la autopista a Santa Fe, a través de una teleconferencia que reunió en el club Residentes de Parque Field al mandatario provincial y a dos de los exponentes de la puja que bulle en el peronismo local y que ayer se hizo visible en las marchas y contramarchas del proyecto de reforma tributaria en Diputados: el titular de la bancada del Frente para la Victoria en el Congreso, Agustín Rossi, y el intendente de Granadero Baigorria en licencia y secretario de Transporte, Alejandro Ramos. La jefa de Estado negó que exista intromisión de su parte en el tratamiento del proyecto impositivo que el PJ postergó ayer en la Legislatura. "No tengo emisarios", advirtió CFK. Y le pidió a Bonfatti "un esfuercito federalista" para asignar más recursos a municipios y comunas, y que los diputados santafesinos del Frente Amplio Progresista "apoyen un poquito" al gobierno nacional.

El acto se hizo en el club de barrio más cercano a las obras recientemente concluidas. En el tinglado del playón deportivo, las barras kirchneristas volvieron a dar color y sonido. Parados frente a la cámara, se alinearon Bonfatti, el administrador de Vialidad Nacional, Nelson Periotti, el secretario de Gobierno municipal, Fernando Asegurado, y Rossi de un lado, y Ramos del otro. Cinco minutos antes de las siete de la tarde, la pantalla mostró el ingreso de la presidenta, flanqueada por el jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, los ministros Florencio Randazzo y Julio De Vido.

La Presidenta empezó por destacar el beneficio del nuevo intercambiador para la ciudad y el polo agroindustrial que la circunda, pero antes de cumplir un minuto de alocución, cambió de tema: "Ya que estamos, señor gobernador, hoy estuve hablando con el diputado Rossi, se que usted ha presentado una reforma tributaria en la Legislatura local y parece que algunos funcionarios suyos dijeron que el gobierno nacional quería imponerle a usted un plan de ajuste, a través de nuestros diputados y senadores. Se que usted es un federalista cabal y jamás aceptaría que esta Presidenta le diga lo que tiene que hacer", sorprendió.

"Que no haya confusiones -prosiguió CFK-, primero porque usted tiene la suficiente inteligencia para diseñar un plan de gobierno que administre correctamente su provincia, y además porque los legisladores de Santa Fe, amén de la fuerza política a la que pertenezcan, no actúan por indicación de esta Presidenta sino por los intereses de Santa Fe. A usted lo respeto profundamente, como a todos los gobernadores del país", dijo.

A esa altura, Bonfatti ya intentaba tomar la palabra para desentenderse de esa hipótesis, pero la Presidenta no lo dejó meter bocadillo. Ella se desmarcó de "algunos gobernantes argentinos que cuando había una medida adversa decían que se lo pedía el FMI, pero ni yo tengo cara de FMI ni lo pienso hacer con ninguno de mis colegas, porque los gobernadores son mis colegas por tener la máxima responsabilidad en un distrito: usted en Santa Fe y yo en la República Argentina, que es un poquito más difícil".

Entonces, Fernández de Kirchner comentó que ayer telefoneó "al presidente de mi bancada para decirle que si algún funcionario le había dicho que había que hacer algo en Santa Fe en nombre de la Presidenta, le digo que esta Presidenta no manda emisarios ni tiene correos. Cuando quiere algo, va y lo dice". Además del interpelado, Ramos y Rossi eran los que más fijo miraban la pantalla. Más tarde, una fuente del entorno del diputado K interpretaría la aclaración presidencial como una desautorización explícita para el baigorrense en su relación con el foro de intendentes justicialistas y dentro de la coyuntura actual del PJ santafesino, y a la vez, como un reconocimiento a Rossi.

Luego le sugirió al Ejecutivo santafesino "un poco de ayuda para los intendentes, que nos cuentan que todo va para Rosario y Santa Fe, y el resto queda con la ñata contra el vidrio, así que haga un esfuercito para que el federalismo que reclamamos a la Nación podamos practicarlo en la provincia", chicaneó sin borrar la sonrisa.

Recién entonces Bonfatti pudo decir: "En ningún momento pensamos que hubiera una intromisión del gobierno nacional. Estamos tratando de aplicar una reforma tributaria para tener más autonomía fiscal. Tenemos excelente diálogo con la oposición, y en particular con el PJ. Le ponemos el hombro al país, porque si le va bien, nos va bien a todos", dijo. Y CFK devolvió: "Fantástico. Le pido que así como los nuestros lo apoyan a usted, que los diputados de Santa Fe nos apoyen un poquito a nosotros en el orden nacional. Una mano lava la otra, y juntas lavan la cara. Gracias, Antonio, lo aprecio mucho".